sábado, 16 de noviembre de 2013

¿TE IMAGINAS UN AGUJERO NEGRO EN NUESTRO PROPIO MUNDO? MEJOR NO!! ¿VERDAD?






Un agujero negro u hoyo negro es una región finita del espacio-tiempo provocada por una gran concentración de masa en su interior, con enorme aumento de la densidad, lo que genera un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera los fotones de luz, puede escapar de dicha región.

La curvatura del espacio-tiempo o «gravedad de un agujero negro» provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es debido a la gran cantidad de energía del objeto celeste.

El horizonte de sucesos separa la región del agujero negro del resto del Universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo la luz. Dicha curvatura es estudiada por la relatividad general, la que predijo la existencia de los agujeros negros y fue su primer indicio. En los años 70, Hawking, Ellis y Penrose demostraron varios teoremas importantes sobre la ocurrencia y geometría de los agujeros negros. Previamente, en 1963, Roy Kerr había demostrado que en un espacio-tiempo de cuatro dimensiones todos los agujeros negros debían tener una geometría cuasi-esférica determinada por tres parámetros: su masa M, su carga eléctrica total e y su momento angular L.


Un equipo internacional de científicos midió por primera vez con gran precisión la distancia entre un agujero negro y la Tierra en 2010. Con el uso de un nuevo método y sin utilizar los clásicos modelos matemáticos de los astrónomos, los científicos concluyeron que este «oscuro saco sin fondo» situado en la constelación del Cisne se encuentra a 7.800 años luz, mucho más cerca de lo que se creía  (unos 15.600). 

Aun así, hay que reconocer que la distancia sigue siendo infinita.
Los investigadores del Instituto para la Investigación Espacial SRON de Holanda se fijaron en el agujero negro que acompaña a la estrella moribunda V404 en la constelación de Cygnus (el Cisne) y midieron sus emisiones de radio. 

Para conocer a cuánta distancia nos queda, utilizaron el llamado paralaje trigonométrico, un sistema que tiene en cuenta el cambio en la posición de la estrella a lo largo de un año como consecuencia de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. La técnica es antigua, pero fué la primera vez que se empleó con este propósito. Según explicaron, sus resultados tuvieron un margen de error mínimo, alrededor del 6%, cuando otras mediciones anteriores pueden llegar al 50%. Efectivamente, hasta ese momento se creía que el agujero de V404 se encontraba a casi el doble de distancia de lo que ahora se estima, unos 7.800 años luz.Esta recreación, simula un agujero negro que estuviese a 600 km, de nosotros.


Se cree que en el centro de la mayoría de las galaxias, entre ellas la Vía Láctea, hay agujeros negros supermasivos. La existencia de agujeros negros está apoyada en observaciones astronómicas, en especial a través de la emisión de rayos X por estrellas binarias y galaxias activas.

Clasificación teórica:

Según su origen, teóricamente pueden existir al menos tres clases de agujeros negros:

Según la masa: Agujeros negros supermasivos: con masas de varios millones de masas solares. Se hallarían en el corazón de muchas galaxias. Se forman en el mismo proceso que da origen a las componentes esféricas de las galaxias.

  • Agujeros negros de masa estelar. Se forman cuando una estrella de masa 2,5 mayor que la masa del Sol se convierte en supernova e implosiona. Su núcleo se concentra en un volumen muy pequeño que cada vez se va reduciendo más.
  • Micro agujeros negros. Son objetos hipotéticos, algo más pequeños que los estelares. Éstos pueden llegar a evaporarse en un período relativamente corto fácilmente mediante emisión de radiación de Hawking si son suficientemente pequeños.



Según sus propiedades físicas: Para un agujero negro descrito por las ecuaciones de Einstein, existe un teorema denominado de no pelo, que afirma que cualquier objeto que sufra un colapso gravitatorio alcanza un estado estacionario como agujero negro descrito sólo por 3 parámetros: 


  • su masa M, 
  • su carga Q 
  • y su momento angular J. 
Así tenemos la siguiente clasificación para el estado final de un agujero negro:

  • El agujero negro más sencillo posible es el agujero negro de Schwarzschild, que no rota ni tiene carga.
  • Si además posee carga eléctrica, se tiene el llamado agujero negro de Reissner-Nordstrøm.
  • Un agujero negro en rotación y sin carga es un agujero negro de Kerr. Si ademas posee carga, hablamos del agujero negro de Kerr-Newman.
Un poco de ciencia.... ficción... aunque quien sabe:

Imaginemos un grupo de científicos que en el Gran Colisionador de Hadrones causan durante uno de su experimentos un agujero negro estable que amenaza con acabar con el planeta


Una vez desencadenado un agujero negro estable en el acelerador de partículas, este tragará toda la materia que lo rodea y no hay seguridad de si se puede cancelar el experimento, detonar una bomba nuclear no tendría efecto, destruiría las instalaciones pero alimentaría el agujero negro con los productos de la fusión.
A medida que va creciendo el agujero negro la hora en los relojes de todo el mundo empezaría a distorsionarse por las ondas gravitatorias pero ese es el menor de los problemas, la gravedad generada por el fenómeno -tendiente a infinita en su centro- haría estragos en las estructuras geológicas y detonaría constantes sismos y terremotos a medida que disloca las fallas geológicas y crea nuevas.


Una vez alcanzada la atmósfera, el agujero negro hará enormes estragos alimentándose de todo el aire del planeta, arrancando las nubes a girones y convirtiéndolas en radiación aborbida por el agujero.

El agujero negro no abandonaría nuestro planeta pues aún la gravedad terrestre lo mantiene en "órbita" estacionaria alrededor del núcleo pesado de la Tierra, engullendo todo a su paso, fragmentando los continentes y absorbiendo el agua de los mares.  Podría engullir toda la Tierra formando uno de los sistemas solares más raros conocidos: una estrella doble compuesta por una estrella amarilla (el Sol) con un agujero negro acompañante, el que a su vez tiene un astro rocoso (la Luna) como satélite.

Lo que hasta ahora parece que damos por cierto:

Roberto Casadio, de la Universidad de Bolonia en Italia, Sergio Fabi y Benjamin Harms de la Universidad de Alabama han dicho que un agujero negro podría existir por mucho más tiempo que lo que se había calculado, incluso más de un segundo (una eternidad en escala subatómica). Bajo estas condiciones de estabilidad entran en juego la velocidad de decadencia del agujero negro y la pugna de este por engullir materia. Los investigadores han predicho que el agujero negro probablemente saldría perdiendo al decaer o escaparía a través de la atmósfera o  del planeta antes de convertirse en un problema.

Entradas populares