miércoles, 25 de septiembre de 2013

EL MONTÍCULO DE LA SERPIENTE DE OHIO (USA): ¿EXTRATERRESTRES DEL PASADO?

Monticulo de la serpiente

Un lugar emblemático de la cultura indígena estadounidense. Lleno de magia, evocación y ensueño. El Montículo de la Serpiente de Ohio es sin duda, una espinita más clavada en las mentes que todo lo niegan. Y lo es fundamentalmente porque serias dificultades para su datación real, aparte de las más que turbadoras creencias que que sobre el mismo existen.
File:Serpent Mound.jpg
El Great Serpent Mound o Gran Montículo de la Serpiente es un montículo-efigie (Effigy Mounds) de 380 metros de largo, 6 metros de ancho y 1,2 metros de alto ubicado en la meseta de Serpent Mount Crater en el Condado de Adams, Ohio, Estados Unidos. Su forma es sinuosa y se asemeja a una serpiente, comienza en una espiral y termina con la cabeza en la que parece que hubo un altar. Es el mayor montículo-efigie del mundo.
Fue descubierta y cartografiada en 1846 por parte de Ephraim G. Squier y Edwin H. Davis. Su descubrimiento se hizo público en el libro "Ancient Monuments of the Mississippi Valley"
Es probable que fuese obra de la cultura de Adena, que floreció en la región aproximadamente entre 500 a.C y 200 d.C. A pesar de que en la serpiente propiamente dicha no se han encontrado enseres fechables, a 122 m de distancia existe un montículo sepulcral de forma cónica relacionado con la cultura de Adena.
Si tenemos en cuenta que su escala está más que claro que solo es apropiada para una vista aérea, aumenta la tentación a especular de manera irrefrenable. Digamos que su diseño no es precisamente para verlo a ras de suelo.. ¿verdad?

La serpiente en las antiguas culturas y civilizaciones ha tenido una clara analogía con la energía telúrica de nuestro planeta y es posible que esta fuese su función. La de consumar rituales u ofrendas a la Madre Tierra en busca de los consiguientes beneficios para la tribu. Pero esto es también pura especulación al igual que otras teorías que dejan un poco pasmado.
Una de ellas es la que defienden los amantes de la tesis extraterrestre prehistorica. Así como suena.
Una de las historias que cuentan los nativos americanos, versa sobre la existencia, bajo la serpiente, de una fuente de metal. Muchas personas han entrado en las cuevas que hay en las laderas, bajo el montículo para excavar en la roca. Incluso afirman haber visto a seres luminosos entrar en dichas cuevas para obtener dicho metal: el Iridio.
Un metal que solo se puede obtener en las zonas cercanas a un cráter provocado por la caída de un meteorito. Recordemos que el Iridio es muy escaso en la superficie terrestre, que soporta perfectamente temperaturas de 2000ºC, y no es corrosivo.
Los defensores de estas tesis argumentan que el Iridio habría sido objeto de explotación por civilizaciones extraterrestres del pasado y que esta sería una buena prueba de ello. ¿Y en base a que?

En la década de 1830 llegó a los valles de Ohio William Pidgeon, coleccionista de objetos indios y pioneros de la arqueología americana. En 1840 llevó a cabo la exploración de la región existente entre la mañana de ríos y grandes lagos de Ohio surcando la zona en una pequeña embarcación que él mismo construyó. Descubrió que sus bosques estaban poblados por multitud de montículos de tierra que formaban colosales efigies de animales (halcones, lagartos, panteras, serpientes, tortugas, etc.) cuya finalidad enigmática debía corresponder a una interpretación esotérica.

Pidgeon contactó con un viejo hechicero que le explicó el porqué de esos monumentos enigmáticos: . Por lo tanto, esos constituyen una forma de expresión de la realidad india.

Respecto de la Gran serpiente de Ohio, el hechicero reveló que su construcción se remontaba los orígenes de una nueva civilización: "Los adoradores de reptiles fueron reducidos por los avatares de la guerra y obligados a adorar al Sol, a la Luna y a los demás cuerpos celestes, como únicos objetos dioses dignos de adoración. Secretamente enterraron sus antiguos dioses en los símbolos terrestres que representan dichos cuerpos celestes".
Tras estudiar la Gran Serpiente de Ohio, el Dr. Thaddeus M. Cowan, profesor de psicología en la Universidad de Kansas, ha constatado que su existencia corresponde a una antigua representación de los cuerpos celestes. Y curiosamente la cabeza de la serpiente con el huevo en la boca tiene un gran paralelismo con la misma efigie de la serpiente existente en el continente asiático y que representa el Eclipse de Luna.

Observando detenidamente desde el cielo ese extraño monumento criptozoológico en forma de reptil, se ha constatado que coincide plenamente con la representación gráfica de la Osa Menor, que es una constelación cuyo extremo termina en la estrella Polar o estrella del Norte. Además, la posición de la cola de la serpiente enroscada sobre sí misma, en el sentido de rotación, corresponde exactamente a la misma constelación que existe en torno a la estrella Polar.
Esto es, más y más especulación. No nos engañemos. Pero no es menos cierto, que toda verdad empieza como especulación hasta que no se certifica eso... su veracidad.

No obstante y a modo de echar más chispas a estas divertidas e intrigantes hogueras de los desconocido, a mi me parce que hay cierto paralelismo en lo siguiente. Jejeje!! ya veremos; pero de ser así sería la pera limonera... ¿O no?

No me digas que no encaja. Vamos, mejor no pensar nada ¿eh?

Entradas populares