martes, 12 de marzo de 2013

LA HOMOSEXUALIDAD DENTRO DE LA TEORÍA DEL YIN-YANG


Hoy vamos a tocar un tema que espero, puesto que lo hago con todo el respeto del mundo, que no moleste a nadie. Me refiero a la homosexualidad. 
No es que el concepto esté "más allá de la razón", como insinúa el título de este blog; pero resulta que lo que si  puede estarlo es su explicación bajo las reglas de la teoría del yin-yang (te recomiendo que veas el post anterior a este: http://criptoovnis.blogspot.com/2013/03/el-tao-hace-miles-de-anos-alguien-nos.html.

Utilicemos para ello un sistema de palabras claves o asociaciones que la teoría del yin-yang (yo personalmente pienso que de teoría nada, realidad más bien) sugiere
  •  YIN: abajo, femenino, agua, noche, invierno, frío, luna, receptivo, negro
  • YANG: arriba, masculino, fuego, día, verano, caliente, sol, agresivo, blanco
Vimos en el post que te mencionaba que YIN contiene a YANG y viceversa. Que uno sin el otro no pueden existir. Ambos forman parte del todo (El TAO, en la definición china), ambos están ocupando ambos lados de la escala. 
  • Supongamos los conceptos frío y calor. Los dos polos opuestos de la misma escala llamada temperatura.
  • Tan relativo es uno como el otro, cuando sube en la escala la temperatura vamos ascendiendo en la sensación de calidez (YANG) y cuando baja el frío (YIN) toma protagonismo. Son polaridades distintas, pero no incompatibles. Uno contiene al Otro y viceversa. De su equilibrio, depende el ciclo en el que influyen. LA VIDA nada menos.
Bien, pues esta lógica aplastante (por eso digo que de teoría nada) es la que domina cuanto conocemos; ya sea micro o macrocósmico, subatómico o gigantesco. Y la homesexualidad como cualquier otro concepto o realidad, no escapa a esta Ley invariable.
Todo es cuestión de vibración, de esa vibraciòn que recorre la escala que hemos visto. Si ahora escogemos los conceptos MASCULINO Y FEMENINO de la escala llamada NATURALEZA HUMANA, ¿que tenemos?
  • Pues dos polaridades bien diferenciadas pero que se contienen una a otra; como YIN Y YANG, como frío y calor. Ambas forman parte de lo mismo. Su vibración en la escala determina la naturaleza propia que ha de poseer.
  • Un individuo (hombre) con un YIN acentuado, está más cerca de eso que conocemos homosexualidad.
  • Un individuo (mujer) con YANG predominante también lo estará
Y dentro de este razonamiento entra la eterna ley de lo relativo:
  • Dependiendo de lo acentuado que sea el YIN (polaridad femenina) de un hombre así será el grado de su homosexualidad, su receptividad, su vibración con otros congéneres que los que sexualmente es compatible. Independientemente de que estos últimos, posean unas cualidades en esta escala diferentes a el.
  • Y en cuanto a la homosexualidad femenina, más de lo mismo como inversos parámetros.
Si, la idea de opuestos sin oposición. Son complementarios y se necesitan mutuamente para existir. Los cambios constantes de interacción de yin y yang da lugar a la infinita variedad de patrones de la vida.

Y es que todo forma parte del TODO y ese  gran TODO forma parte de todos nosotros y de todo lo que nos rodea. La maravillosa simpleza del símbolo del yin-yang, contiene y explica todo cuanto conocemos y conoceremos. Cuantas malas interpretaciones nos ahorraríamos si nos dedicásemos a reflexionar sobre ello.

Entradas populares