martes, 13 de septiembre de 2011

PLANETAS NUEVOS??..CLARO QUE HAY PUES SE HAN DESCUBIERTO 50 Y DICEN QUE HAY 16 MUY PARECIDOS A LA SUPERTIERRA ..



El mundialmente conocido buscador de planetas llamado HARPS ha descubierto un enorme botín de más de 50 nuevos planetas fuera del Sistema Solar, entre ellos 16 supertierras, una de las cuales orbita en el borde de la zona habitable de su estrella. Tras el estudio de las propiedades de todos estos planetas , los astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) comprobaron que alrededor del 40% de las estrellas similares al Sol tienen al menos un planeta más liviano que Saturno. Estos nuevos hallazgos han sido presentados en una conferencia sobre Sistemas Solares Extremos que reúne a 350 expertos en exoplanetas en Wyoming, Estados Unidos.


El espectrógrafo HARPS, instalado en el telescopio de 3,6 metros en el Observatorio La Silla, en la Región de Coquimbo en Chile, es, según los astrónomos encargados del mismo, el buscador de planetas más exitoso del mundo. El equipo de HARPS, dirigido por Michel Mayor, de la Universidad de Ginebra, en Suiza, dio con más de 50 nuevos exoplanetas que orbitan estrellas cercanas. Este es el mayor número de exoplanetas anunciados simultáneamente.


«La cosecha de descubrimientos que nos ha dado HARPS ha superado todas las expectativas (...) Y aún mejor: los nuevos resultados muestran que el ritmo de los descubrimientos se está acelerando», dice Mayor. En los ocho años que lleva sondeando estrellas similares al Sol mediante la técnica de velocidad radial, HARPS ha permitido descubrir más de 150 nuevos planetas. Alrededor de dos tercios de todos los exoplanetas conocidos con masas menores a la de Neptuno fueron descubiertos por este espectógrafo. Estos excepcionales resultados son el fruto de varios cientos de noches de observación.


Mediante el análisis de observaciones realizadas con HARPS a 376 estrellas similares al Sol, los astrónomos lograron mejorar bastante la estimación de las probabilidades de que una estrella tipo Sol albergue planetas de baja masa (en comparación con los gigantes gaseosos). Descubrieron que el 40% de estas estrellas tienen al menos un planeta menos masivo que Saturno.


El proceso de actualizaciones a sus sistemas de hardware y software está permitiendo elevar a HARPS a un nivel superior de estabilidad y sensibilidad en la búsqueda de planetas rocosos que pudieran albergar vida. Diez estrellas cercanas similares al Sol fueron seleccionadas para el nuevo sondeo. Tras dos años de trabajo, el equipo de astrónomos ha descubierto cinco nuevos planetas con masas menores a cinco veces la masa de la Tierra.


Signos de vida
«Estos planetas serán unos de los mejores objetivos para los futuros telescopios espaciales que buscarán signos de vida en la atmósfera de otros planetas mediante la detección de huellas químicas, como evidencia de oxígeno», explica Francesco Pepe (Observatorio de Ginebra, Suiza), autor principal de uno de los artículos científicos más recientes.


Uno de los nuevos planetas descubiertos, HD 85512 b, posee una masa estimada de sólo 3,6 veces la masa de la Tierra y se encuentra en el borde de la zona habitable: aquella estrecha zona alrededor de una estrella donde el agua puede estar presente en forma líquida si las condiciones son apropiadas.


El aumento en precisión de los sondeos realizados por HARPS permite ahora la detección de planetas con menos de dos masas terrestres. HARPS es tan sensible que puede detectar amplitudes de velocidad radial significativamente menores a 4 km/h, menos de la velocidad de una persona caminando. Estos resultados permiten a los astrónomos confiar en que pronto descubrirán nuevos pequeños planetas rocosos habitables alrededor de estrellas similares a nuestro Sol. Nuevos instrumentos permitirán impulsar esta búsqueda, entre ellos una copia de HARPS que será instalado en el Telescopio Nazionale Galileo en las Islas Canarias, para estudiar las estrellas en el cielo del norte, además de un nuevo y más potente buscador de planetas, llamado ESPRESSO, que será instalado en el Very Large Telescope (VLT) de ESO en Cerro Paranal, Chile, en 2016.


«En los próximos diez a veinte años deberíamos tener la primera lista de planetas potencialmente habitables en la cercanías del Sol. Hacer una lista es esencial antes de que futuros experimentos puedan buscar posibles huellas espectroscópicas de vida en las atmósferas de exoplanetas», concluye Michel Mayor, quien descubrió el primer exoplaneta de la historia alrededor de una estrella normal en 1995.

LA NASA COMUNICA DE LA CAIDA DE UN SATELITE GIGANTE QUE CHOCARA CONTRA LA TIERRA ..NO DEJES DE VER ESTE INTERESANTE POST!!


La mayor parte del equipo se hará mil pedazos en la atmósfera, pero existe el riesgo de que algunos componentes impacten en algún lugar todavía por determinar.



El satélite UARS (Upper Atmosphere Research Satellite) de la NASA, una sonda de unas 6.5 toneladas, se precipitará sin control contra la Tierra a finales de septiembre o principios de octubre casi seis años después de que se diera por terminada su vida científica. La agencia espacial estadounidense ha advertido de que, aunque la mayor parte de la nave se romperá en mil pedazos durante su entrada en la atmósfera terrestre, no todo el equipo estallará en la atmósfera y existe el riesgo, aunque este sea mínimo, de que algunas piezas impacten contra la superficie de la Tierra. De momento, se desconoce el lugar exacto donde caerán.


El satélite UARS fue lanzado en 1991 desde el trasbordador Discovery para investigar los límites entre el espacio y nuestra atmósfera y tomar datos sobre los daños causados en la capa de ozono. La misión, con diez instrumentos a bordo, se prolongó durante quince años, pero en 2005 terminó y el satélite comenzó, lentamente, a caer hacia la Tierra.


La NASA asegura que el riesgo para la seguridad de la población y de las propiedades es «extremadamente pequeño» y recuerda que desde el comienzo de la Era espacial a finales de los años 50, no existen informes de daños personales causados por objetos espaciales en su reentrada a la Tierra. Debido a la desintegración que sufrirá al traspasar nuestra atmósfera, el UARS no debería provocar un gran accidente en caso de alcanzar una zona poblada. Lo más probable es que quede pulverizado. Sin embargo, la NASA no descarta que algunos componentes puedan resistir el calor e impactar contra la superficie. Pero, ¿en dónde?


«Si lo encuentra, no lo toque»
La agencia reconoce que, de momento, no es capaz de determinar en qué área geográfica se producirá la caída del satélite, ya que su rumbo se modifica constantemente debido a la resistencia provocada por la radiación solar. La NASA está siguiendo su trayectoria y ofrecerá información actualizada en su página web, especialmente en los días previos a la caída.


Hace unos días, la órbita del satélite fue ubicada con una inclinación de 57 grados. Cualquier componente que sobreviva a la atmósfera caerá en una zona entre 57 grados latitud norte y 57 grados latitud sur del Ecuador, pero resulta imposible precisar un lugar exacto. Los restos pueden esparcirse a lo largo de unas 500 millas.


En caso de que algunos componentes lleguen a impactar, la agencia lanza un mensaje inquietante. «Si encuentra algo que crea puede ser una pieza del UARS, no lo toque. Contacte con una autoridad local para recibir ayuda». Ya lo saben.

La nave Kepler encuentra " ..un planeta desconocido que «tira» de la órbita de otro a 650 años luz de la Tierra".



Recreación artística del mundo invisible Kepler-19c, visto en primer plano, con su estrella y su planeta compañero al fondo.




Llegar cinco minutos más tarde puede ser un problema. Uno puede perder las últimas entradas para un espectáculo o quedarse sin mesa en un concurrido restaurante. Sin embargo, cuando un planeta llega cinco minutos tarde, los astrónomos comienzan a entusiasmarse. Significa que otro mundo está cerca.


La nave espacial Kepler de la NASA, que trabaja en la búsqueda de planetas habitables, ha descubierto un planeta que, alternativamente, aparece tarde o temprano en su órbita porque un segundo «mundo invisible», como lo han denominado los científicos, está tirando de ella. Esta es la primera detección definitiva de un planeta desconocido utilizando este método. Ninguna otra técnica podría haber encontrado al compañero misterioso.


«Este mundo invisible se ha dado a conocer por su influencia en el planeta que ya podíamos ver», explica la astrónoma Sarah Ballard, del Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica (CfA) y responsable de la investigación, que aparece publicada en la revista The Astrophysical Journal. «Es como tener a alguien gastándote una broma llamando a tu puerta y echando a correr. Sabes que alguien estaba allí, incluso cuando abres la puerta y no lo ves», añade.


El mundo invisible y su compañero menos tímido orbitan la estrella parecida al Sol Kepler-19, localizada a 650 años luz de la Tierra en la constelación de Lyra. Esta estrella de magnitud 12 puede ser contemplada con facilidad durante las noches de septiembre.


Cinco minutos de retraso
Cuando Kepler busca planetas, se fija primero en una estrella que disminuya su brillo. Eso significa que un planeta acaba de pasar frente a la cara de la estrella desde nuestro punto de vista. Estos tránsitos ofrecen una información crucial respecto al tamaño del planeta. Cuando más grande sea la caída de la luz, mayor será el planeta con respecto a su estrella. Sin embargo, el planeta y su estrella deben estar alineados perfectamente para que podamos ver su tránsito.


En este caso, el primer planeta, Kepler-19 b, transita su estrella cada nueve días y siete horas, a una distancia de 8,4 millones de millas, donde alcanza una temperatura de unos 900 grados Fahrenheit. Este planeta tiene un diámetro de 18.000 millas, un poco más del doble del tamaño de la Tierra. Es posible que se asemeje a un mini Neptuno, aunque su masa y composición son desconocidas.


Si Kepler-19b estuviera solo, cada tránsito seguiría al siguiente como un reloj. En cambio, sus tránsitos llegan hasta cinco minutos antes o con cinco minutos de retraso. Estas variaciones demuestran que la gravedad de otro mundo está tirando de Kepler-19b, acelerando o frenando alternativamente. El planeta Neptuno fue descubierto de manera similar, cuando los astrónomos que seguían a Urano se dieron cuenta de que su órbita no coincidía con sus predicciones.


Por ahora, los astrónomos apenas saben nada del nuevo mundo invisible, llamado Kepler-19c, aparte de que efectivamente existe. Como Kepler no lo ha detectado transitando su estrella, es posible que su órbita esté inclinada con respecto a Kepler-19b. «Podría ser un planeta rocoso con cinco días de órbita o un gigante gaseoso con 100 días de órbita», expone Daniel Frabrycky, coautor del estudio e investigador de la Universidad de California en Santa Cruz. La nave espacial Kepler continuará con su seguimiento con la ayuda de otros instrumentos terrestres para conocer la naturaleza de este mundo oculto.

Entradas populares