domingo, 28 de febrero de 2010

EL OJO ESPACIAL ,HUBBLE ,LLEVA 19 AÑOS EN EL ESPACIO, A 600 KM DE LA CORTEZA TERRESTRE.


Lleva 19 años en el espacio, a 600 kilómetros de la corteza terrestre. Desde allí, el Telescopio Espacial 'Hubble' (llamado así en homenaje al astrónomo Edwin Powell Hubble, que demostró la expansión del Universo) ha enviado espectaculares imágenes del Cosmos, una información que ha servido para acercanos más a los orígenes de su existencia, y de la nuestra.

En mayo de 2009, en una de las misiones espaciales más complicadas llevadas a cabo por la NASA, seis astronautas, en cinco largos paseos espaciales, lo dejaron a punto para otros cinco años de operatividad, en un intento de prolongar la vida del mayor telescopio óptico instalado en los bordes exteriores de la atmósfera, con un diámetro de 2,4 metros.
Fue el 24 de abril de 1990 cuando la NASA y la ESA (que tiene un 15% de participación) ponían en órbita, con el transbordador Discovery, el mayor y más potente telescopio construido hasta entonces, con capacidad para ver en toda la gama de radiaciones, desde la infrarroja hasta la ultravioleta, y, además, evitar los efectos de la atmósfera terrestre, que disminuyen la calidad de las imágenes.
El desembolso para colocar esas sofisticadas 11 toneladas de peso en el espacio no fue poco: unos 2.000 millones de dólares.

No es de extrañar la decepción y la sensación de fracaso que se tuvo cuando se comprobó que había un fallo en el pulido de su espejo primario y las imágenes llegaban desenfocadas. Había que arreglarlo y esa fue la primera gran reparación que sería necesaria. En 1993, los astronautas viajaron hasta el 'Hubble' y, además de ponerle una correctora a su óptica, instalaron una cámara nueva tan grande como un piano. Habían sido necesarios tres largos años para preparar las piezas que estaban defectuosas.
Pero mereció la pena y los resultados no se hicieron esperar. En junio de 1994 se daba a conocer que el 'Hubble' había descubierto indicios de la existencia de los agujeros negros. Además, envió imágenes espectaculares de un cometa cuando se dirigía hacia Júpiter para desintegrarse.

Sus imágenes, desde entonces, han proporcionado pruebas de la existencia de la materia oscura, han hecho visibles las primeras galaxias que se formaron, han mostrado galaxias con cuásares, han elaborado el primer mapa de un asteroide y de Plutón, han revelado posibles sistemas planetarios en formacion en la nebulosa de Orión y un sinfín de hallazgos que lo han convertido en un gigantesco ojo que nos acerca al pasado del Universo.

En total, desde su lanzamiento han tenido que repararlo cinco veces, debido a fallos en sus instrumentos principales. La última, y definitiva, debe prolongar su vida hasta 2014 y acercarnos aún más a los orígenes del Cosmos.

EL MUNDO,ES

Entradas populares